Lesión en Ligamento Colateral en dedos

ANATOMÍA

anatomia-de-la-manohuesosligamentosarticulaciones-y-musculos..jpg

A nivel anatómico y teniendo en cuenta la biomecánica, hay que recordar que los ligamentos colaterales de los dedos entran dentro del estudio del aparato extensor de la mano.

Sabiendo esto, nos centraremos en la articulación interfalángica proximal de los dedos trifalángicos.

El tercer y el cuarto dedo, son los más afectados por lesión en la escalada, tanto en las poleas como en los ligamentos colaterales.

Estos ligamentos, son el medio de retención de la articulación y están directamente implicados en la flexoextensión.

En la articulación IFP( interfalángica proximal) no solo existe un ligamento a cada lado, este sistema es mucho más complejo.

Ligamentos.jpg

En este artículo nos centraremos solo en los ligamentos colaterales.

Aun así, no debemos olvidar la continuidad de los  tejidos y la premisa de que aunque exista una lesión localizada, esta puede afectar a más estructuras como fascias, cápsula, bandeletas, vasos sanguíneos, tendones, músculos … etc.

En cuanto a las estructuras que podemos encontrar en la IFP se encuentran:

  • Ligamentos (1) colaterales (LC), que se insertan en la base de la falange.

  • Ligamentos (3) colaterales accesorios (LCA) que lo hacen en la placa palmar.

  • La placa palmar (PV), más densa en la base de la segunda falange, esta estructura la tendremos en cuenta para otro artículo más adelante.

Ligamentos1.png

A nivel biomecánico, aparte de producir la extensión de los dedos, estos ligamentos tienen que ser capaces de soportar la exigencia de la flexión para que los patrones funcionales de la mano sean correctos y eficaces.

De esta manera ayudan en el equilibrio y la eficacia del rombo tendinoso de Winslow.


FISIOPATOLOGÍA

Ya que estamos hablando de ligamentos, hay que recordar que su función es la estabilización articular y dependiendo de la gravedad de la lesión se puede clasificar en:

Ligamento2.jpg
  • Esguince de I grado: refiere con dolor de intensidad moderada, edema localizado poco perceptible. Se puede realizar actividad, aunque a la hora de escalar se notará cierta molestia y en ocasiones perdurará post entreno.

  • Esguince de II grado:  refiere con presencia de dolor a la presión, relativamente tolerable pero que limita la función en la zona lesionada  causando impotencia parcial de la misma, aumento del volumen del edema y con presencia de hematoma leve periarticular.

  • Esguince de III grado: refiere dolor intenso inmediatamente después de la lesión con intención de inmovilizar la zona afectada. Al tratarse de una lesión más severa, la inflamación, edema y hematoma serán muy evidentes en la zona a la vez que la impotencia funcional será completa.

 

Mano.png

Para afrontar esta lesión, lo principal es hacer un buen diagnóstico con lo que podemos indicar:

  •             Estudio radiológico tanto antero-posterior como lateral para descartar un posible arrancamiento óseo en la base de la segunda falange.

  •             Ecografía, donde nos indicará el grado de la lesión de los ligamentos.

  •             Resonancia magnética, que nos permitirá observar el tejido y la estructura capsulo ligamentosa para descartar la posible discontinuidad.

También se puede aplicar pruebas de estabilidad articular tanto pasiva como activa, en busca de bostezo articular.

Esta lesión se produce por trauma o por exceso de tracción, en el desplazamiento lateral de la articulación, sobrepasando sus límites anatómicos.

Se puede ocasionar en el uso de los diferentes agarres en la escalada, algunos ejemplos de ello son las fisuras, presas inclinadas, agujeros donde requiera una inclinación lateral, con lances descontrolados y siempre que se exija un movimiento lateral articular.


CONCIENcIA EN EL MOVIMIENtO

Para evitar este tipo de lesiones, no debemos olvidar la importancia de realizar un buen calentamiento específico, del que hablaremos en otro artículo.

También tenemos que tener en cuenta la ergonomía de las tomas.

En la readaptación del entrenamiento, hay que tener en cuenta la biomecánica particular de cada paciente a la par de las característica fisiológicas intrínsecas.

Un buen posicionamiento de; dedos, muñeca, codo, hombro con relación al resto del  posicionamiento corporal, es fundamental.

Para que nuestro cuerpo sea capaz de distribuir las cargas de forma eficiente a la hora de escalar, se debe trabajar con conciencia corporal.

Con este apunte, quiero hacer referencia a la importancia de una buena técnica de pies y de posicionamiento.


PUNTOS FUERTES DEL TRATAMIENTO

Algunos tips:

  • Control en la ergonomía y distribución de la carga correcta en las tomas y en función de los agarres.

  • Control de la transferencia de carga de nuestros pies y manos.

  • Medios de contención específicos.

  • Acondicionamiento específico y trabajo individualizado según las condiciones del paciente.

La máxima es:

  • Adaptación neurológica del complejo articular par que sea capaz de soportar la inestabilidad y las tensiones.

  • Trabajo específico de propiocepción.

  • Conciencia corporal.

  • Calidad frente a cantidad.


Artículo escrito por Lis Losada Baz


BIBLIOGRAFÍA

  • 1. Kim YW, Roh SY, Kim JS, Lee DC, Lee KJ. Volar plate avulsion fracture alone or concomitant with collateral ligament rupture of the proximal interphalangeal joint: A comparison of surgical outcomes. Arch Plast Surg. septiembre de 2018;45(5):458-65.

  • 2. Lee SWJ, Ng ZY, Fogg QA. Three-dimensional analysis of the palmar plate and collateral ligaments at the proximal interphalangeal joint. Journal of Hand Surgery (European Volume). mayo de 2014;39(4):391-7.

  • 3. Técnicas diversas de escalada [Internet]. [citado 28 de junio de 2019]. Disponible en: http://rio80.blogspot.com/2007/08/tcnicas-diversas-de-escalada.html

  • 4. Técnica: ¿eres eficaz en tu escalada? [Internet]. Desnivel.com. 2015 [citado 28 de junio de 2019]. Disponible en: https://www.desnivel.com/escalada-roca/entrenamiento/tecnica-eres-eficaz-en-tu-escalada/

  • 5. Guitián AQ. Lesiones de los ligamentos de los dedos. Rev Iberoam Cir Mano. noviembre de 2010;38(02):114-26.

  • 6. Bustamante C G, Molina Alanoca JD. Esguince. Revista de Actualización Clínica Investiga. /;1729.

  • 7. Santos LG, Puertes L, Monleon M, Sanchis V, Aguilella L. Conceptos actuales sobre reparación primaria de los tendones flexores de la mano. 1993;25.

  • 8. Kamnerdnakta S, Huetteman HE, Chung KC. Complications of Proximal Interphalangeal Joint Injuries. Hand Clinics. mayo de 2018;34(2):267-88.

  • 9. Carlo J, Dell PC, Matthias R, Wright TW. Collateral Ligament Reconstruction of the Proximal Interphalangeal Joint. The Journal of Hand Surgery. enero de 2016;41(1):129-32.

  • 10. Cirugía de la mano | Diagnóstico y tratamiento quirúrgicos, 13e | AccessMedicina | McGraw-Hill Medical [Internet]. [citado 11 de junio de 2019]. Disponible en: https://accessmedicina.mhmedical.com/content.aspx?bookid=1478&sectionid=102888590

  • 11. Pang EQ, Yao J. Anatomy and Biomechanics of the Finger Proximal Interphalangeal Joint. Hand Clinics. mayo de 2018;34(2):121-6.

  • 12. Ueba H, Moradi N, Erne HC, Gardner TR, Strauch RJ. An Anatomic and Biomechanical Study of the Oblique Retinacular Ligament and Its Role in Finger Extension. The Journal of Hand Surgery. diciembre de 2011;36(12):1959-64.

  • 13. 9789500607032.pdf [Internet]. [citado 11 de junio de 2019]. Disponible en: http://www.herrerobooks.com/pdf/pan/9789500607032.pdf

  • 14. 711065.pdf [Internet]. [citado 11 de junio de 2019]. Disponible en: http://www.areasaludplasencia.es/wasp/pdfs/7/711065.pdf

  • 15. 711065.pdf [Internet]. [citado 7 de febrero de 2019]. Disponible en: http://www.areasaludplasencia.es/wasp/pdfs/7/711065.pdf

Lis Losada Baz